Duelos y quebrantos


Imagen obtenida de: www.sabersabor.es

Vamos con un plato castellano, con arraigo y sabroso

En el libro de don Quijote ya oímos hablar de este plato: “Una olla de algo más de vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, y algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda”.

O a Calderón de la Barca, …

“… para una cuitada
triste, mísera vida,
huevos y torreznos bastan
que son duelos y quebrantos


Necesitamos

6 huevos batidos.
100 gramos de tocino de jamón en dados muy pequeños
100 gramos de chorizo desmenuzado
50 gramos de panceta en dados muy pequeños

Preparamos

En una sartén calentamos a fuego el tocino de panceta, el de jamón y el chorizo.

Cuando empiecen a soltar su grasa, le añadimos los huevos y revolvemos a fuego lento para que vaya cuajando bien y queden jugosos.

Lo ideal servir en cazuela de barro

Compárteme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *