Varomeando por el mundo: Estambul


 

Dueña de los atardeceres más bellos del mundo. El embrujo está en sus calles, su ambiente, su gente. Ciudad increible, color, maravillosa arquitectura. Influencia de dos continentes. Seducción a primera vista. Más allá de lo que hay que ver hay que sentir los contrastes, matices y detalles, de una ciudad única.

 

Contemplar Santa Sofía, la Mezquita Azúl, la Torre de la doncella, la mezquita de Suleiman, el palacio de Topkapi, palacio de Dolmebache, San Salvador de Chora, … Posiblemente una de las ciudades más bellas del planeta.

 

Quien no disfruta regateando en el Gran Bazar, mercado de las especias o visitando la Cisterna básílica.

 

Recorrer y atravesar el Bósforo es un auténtico lujo, mientras disfrutamos de una puesta de sol, contemplamos el puente de Fatih Sultan Mehmet o escuchamos a los almuecines llamar a la oración desde las mezquitas. Universo de sensaciones. Asia a un lado, Europa al otro.

 

Callejea por la ciudad vieja y piérdete por sus calles, el puente Galata (que separa la ciudad vieja de la nueva) con los pescadores y las tiendas donde ofrecen los productos recién pescados y al momento cocinados.

 

Recorre la calle Istikal y comprueba como la ciudad vieja va dando paso a una gran metrópolis moderna. Desde torre Gálata hasta la plaza Taksim.

 

Callejea por la ciudad vieja, Eminonu, el antiguo hipódromo, la iglesia de Sergio y Baco. Pasea hasta la colina de Eyup y pararse a  tomar un café en Pierre Loti y terminar visitando la mezquita de Eyup.

 

Varomeando por el mundo: Estambul

 

Disfrutaremos de una gastronomía rica en sabores con influencia árabe. La comida suele empezar con los meze o entremeses como la berenjena asada (patlican salatasi) o la empanada de queso (kasarli borek). Disfrutaremos de Baklava, Burma, Lokum, sopa de lentejas, auténticos kebabkebab döner (relleno de carne, vegetales y salsa de yogur), kebab durum (similar a la anterior, pero con forma de tortilla), kebab ekmek (igual pero con forma de cuña), iskender kebab (carne estofada con salsa de tomate), balik ekmek (kebab de pescado).

 

Pescados frescos en el puerto. Cocinados al momento.

 

Midye dolma o midye tava, mejillones rellenos de arroz. Lahmacun (como una pizza untada con un ragu de carne picada, cebolletas y tomates). Kumpir (patatas rellenas). Pastirma (el jamón otomano, es carne de vaca secada al aire).

 

Y no podemos olvidarnos de los zumos, ¡qué maravilla!, de todas las frutas que uno pueda imaginarse, pero merece la pena el típico zumo de granada.

 

Donde comer

 

Son restaurantes con cocina típica de la zona y con una calidad precio perfecta.

 

House of Medusa

Istambul Enyoyer (y la amabilidad de Carlos)

Restaurante Ozler

Altin Kupa

Restaurante En la luna

 

Baklava

 

150 gramos de pistachos pelados (sin sal)
75 gramos de almendras
75 gramos de nueves en mitades
150 gramos de mantequilla
Unas hebras de azafrán
8 hojas de pasta filo
Para el almíbar:
300 gramos de azúcar
150 gramos de agua
2 cucharadas de zumo de limón
2-3 cucharadas de agua de azahar
3 cucharadas de miel
Preparamos
1. Ponemos en el vaso los pistachos, las almendras y las nueces y hacemos 10 segundos / velocidad 7. Reservamos
2. Aclaramos el vaso y vertemos la mantequilla y el azafrán. Hacemos2 minutos / 90º / velocidad 2. Retiramos del vaso y reservamos en otro bol
– Almíbar
1. Lavamos el vaso, vertemos todos los ingredientes del almíbar y hacemos ahora 15 minutos / Varoma / velocidad 2 sin poner el cubilete para favorecer la evaporación.
–  Pasteles
2. Precalentamos el horno a 180º 
3. Colocamos una lámina de pasta filo sobre una tabla de cocina o sobre una superficie sobre la que se pueda cortar y la pincelamos con la mantequilla fundida. Colocamos encima otras 2 láminas pinceladas con mantequilla. Distribuimos la mitad de los frutos secos sobre la pasta filo y cubrimos con 2 láminas de pasta filo pinceladas con mantequilla. Distribuya el resto de frutos secos y colocamos encima otras 3 láminas de pasta filo pinceladas con mantequillas
4. Cortamos en cuadrados de 6 x 6 cm y doblamos en forma de triángulo o rectángulo. Colocamos los baklava en bandejas de horno forradas con papel de hornear y horneamos 12-14 minutos
5. Vertemos el almíbar en un bol y bañe los baklava. Espolvoreamos con los pistachos triturados y dejamos reposar 24 horas antes de consumir .
Borek de patata

Necesitamos

3 patatas
300 gramos de pasta filo
1 cebolla
2 tomates
150 gramos de queso Emmental
2 ramitas de perejil – solo las hojas –
60 gramos de aceite de oliva virgen extra
100 gramos de leche
1 cucharadita de pimentón
1 cucharadita de tomillo
1 pizca de sésamo
Sal al gusto

 

Preparamos

 

1. Precalentamos el horno a 200º
1. Pelamos las patatas y la cocemos
2. Añadimos al vaso la  cebolla (ya pelada), la patata, tomate, el queso, el tomillo el perejil, la pimienta y la sal. Hacemos 5 segundos / velocidad 7 (que quede bien picadito y mezclado). Reservamos
3. Ponemos ahora en el vaso los dos huevos ( reservamos una yema), la leche y el aceite. Hacemos 5 segundos / velocidad 4. Que quede bien batido. Reservamos
4. Cogemos ahora una lámina de pasta filo, la untamos con la mezcla de huevo y añadimos dos o tres cucharadas de la masa reservada. Envolvemos dando la forma que más nos guste. Al terminar untamos con la otra yema y  los espolvoreamos con sésamo
5. Seguimos haciendo hasta terminar toda la masa
6. Colocamos los borek sobre la bandeja del horno forrada con papel de hornear y llevamos al horno 40 minutos (o un poco menos hasta que veamos que los borek están dorados).
7. Esperamos a que enfríen y los colocamos en una bandeja. Terminamos espolvoreando con tomillo y un chorrito de aceite de oliva por encima.

Compárteme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *