Remolacha fermentada


 

Necesitamos

  • Salmuera

1000 gramos de agua

20 gramos de sal

  • Fermentación

1000 gramos de remolacha fresca cortada en trozos, rodajas de 5 mm o en bastones de 1 cm

10 gramos de jengibre fresco en rodajas finas

16 granos de pimienta negra

 

Preparamos

  • Salmuera
  1. Ponemos en el vaso el agua y la sal y hacemos 10 minutos / 100° / velocidad 2. Vertemos la salmuera en una jarra y dejamos enfriar.
  • Fermentación
  1. Repartimos  la remolacha y el jengibre en 4 tarros de 250 ml muy limpios y secos ajustándolos bien y añadimos  4 granos de pimienta negra en cada tarro. Vertemos la salmuera hasta cubrir completamente la remolacha y cerramos los tarros. Dejamos los tarros en un lugar oscuro a temperatura ambiente durante 2-3 días para que comience la fermentación.
  2. Una vez que empieza a fermentar, mantenemos de 2 a 3 semanas a temperatura ambiente hasta que adquiera la acidez que más le guste. Reservamos  en el frigorífico asegurándose de que la remolacha sigue bien cubierta por la salmuera. Utilizamos   como acompañamiento de cualquier comida.

 

Compárteme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *