Lasaña de calabacín, queso y champiñones

 

Necesitamos

2 tazas de calabacín troceado

1 chalota picada

1 cucharada de mantequilla sin sal, derretida

Sal y pimienta recién molida

1 taza de caldo de pollo o verduras

½ cucharadita de salvia seca

1 huevo, ligeramente batido

½ taza de queso ricotta

¼ taza de queso parmesano rallado

Placas de  lasaña

1 taza de champiñones salteados

1 taza de queso gruyere rallado

¼ taza de pimienta negra recién molida

 

Preparamos

  1. Precalentamos  el horno a 200º. Colocamos el calabacín y la chalota en una bandeja para hornear, mezclamos la sal, pimienta junto con la mantequilla derretida. Vertemos sobre el calabacín y la chalota. Cocinamos unos 25 minutos hasta que estén tiernos y ligeramente dorados en el fondo.

  2. Ponemos en el vaso el calabacín con la chalota, el caldo y la salvia; hacemos 10 segundos / velocidad 6-8. Debe quedar un puré.

  3. En un tazón, mezclamos el huevo, la ricotta y el queso parmesano, salpimentamos y le añadimos la mezcla de calabacín. Extendemos 1/3 de la mezcla en cada uno de las tres placas de lasaña. Cubrimos con ricotta. De nuevo colocamos una placa de lasaña y distribuimos  1/3 de los champiñones, así continuamos hasta terminar los ingredientes. Espolvoreamos con queso rallado.

  4. Horneamos durante 30 a 35 minutos hasta que la parte superior esté dorada. Deje reposar unos 5 – 10 minutos antes de cortar y servir caliente.

Lasaña mexicana

 

Necesitamos

Carne de pollo picada

1 cebolla

2 chiles rojos

1 manojo de cilantro

500 ml de salsa verde (mezcla triturada de tomate verde y chile verde)

1/2 taza de crema agria

Verduras (las que más nos gusten)

Tortitas de maíz

240 gramos de queso parmesano (rallado)

 

Preparamos

Comenzamos asando los chiles rojos. Una vez cocinados le retiramos la piel, semillas y tallo

1. En una sartén grande doramos la carne hasta que cambie de color. Reservamos.
2. Ponemos la cebolla troceada en el vaso y hacemos ahora  5 segundos / velocidad 5. Añadimos a la carne picada y doramos la cebolla.
3. Ponemos las verduras en el vaso junto con la salsa verde, cilantro y crema hacemos 5 segundos / velocidad 5.
4. Pasamos la mezcla junto con la carne en un recipiente y cocinamos unos  15 minutos a fuego lento.  Reservamos.
5. Montamos la lasaña. Comenzamos con una capa de salsa  y pollo sobre tortas de maíz, por encima colocamos un poco de queso, luego nuevamente tortitas  y continuamos hasta terminar la salsa y los quesos. Terminamos cubriendo con queso rallado.
6. Horneamos en horno precalentado durante 40 minutos a 200º (dependerá del horno).

Lasaña clásica de carne

 

Necesitamos

1 kilo de carne picada

1 cebolla

2 dientes de ajo

Verduras (las que más nos gusten)

6-8 tomates maduros

1/2 pastilla de caldo de verduras

Hojas de lasaña

Queso recién rallado

1 hoja de laurel

1/2 cucharadita de albahaca

1 cucharadita de azúcar

1 pizca de pimienta de cayena

400 gramos  de queso ricotta bajo en grasa

240 gramos de queso mozzarella (en rodajas)

1/3 taza de queso parmesano (rallado)

 

Preparamos

1. En una sartén grande doramos la carne hasta que cambie de color. Reservamos.
2. Ponemos la cebolla troceada en el vaso y hacemos ahora  5 segundos / velocidad 5. Añadimos a la carne picada y doramos la cebolla.
3. Ponemos las verduras en el vaso junto con los tomates, laurel, albahaca, azúcar y pimienta y hacemos 5 segundos / velocidad 5.
4. Añadimos la pastilla de caldo y mezclamos. Cocinamos durante unos 15 minutos a fuego lento junto con la carne y cebolla. Reservamos.
5. Montamos la lasaña. Comenzamos con una capa de salsa de tomate y carne, por encima colocamos un poco de requesón y mozzarella, luego placas de lasaña y continuamos hasta terminar la salsa y los quesos. Terminamos cubriendo con queso rallado.
6. Horneamos en horno precalentado durante 40 minutos a 200º (dependerá del horno).

¿Los huesos son seguros para los perros?

 

Como normal general, los huesos no son seguros ni saludables para los perros. La mayoría de los huesos son peligrosos  porque pueden causar varios problemas de salud. Si bien no todos los expertos en mascotas se ponen de acuerdo con este tema, la mayoría de los veterinarios pueden contar historias no del todo buenas en relación a las mascotas y los huesos. Podemos poner en entredicho que los huesos son beneficiosos para los perros. Por un lado, los huesos cocidos nunca son apropiados. Con los huesos crudos aparece el debate.

Sin embargo, los huesos crudos no están exentos de riesgo.

Peligros de los huesos para los perros

Estos problemas pueden ocurrir incluso  después de comer huesos, incluso si son huesos crudos.

  • Dientes fracturados : los huesos son lo suficientemente duros como para hacer que se agrieten los dientes del  perro, lo que a veces requiere endodoncias o extracciones de dientes.
  • Lesiones orales : los bordes afilados de los huesos pueden cortar las encías, la lengua y otras mucosas del perro. Lo cual es doloroso para el perro. Los huesos también pueden quedar atrapados en la boca, particularmente entre los molares de la mandíbula inferior.
  • Obstrucción de las vías respiratorias: todo o parte del hueso se puede deslizar por la garganta y atascarse, bloqueando las vías respiratorias y provocando que el perro se ahogue o dificultad respiratoria.
  • Complicaciones gastrointestinales: los huesos que atraviesan el tracto digestivo pueden causar daños graves. Un trozo de hueso puede quedar en el esófago, el estómago o los intestinos. En la mayoría de los casos, se necesita una cirugía de emergencia para retirarlo. Aunque no quede adherido si puede causar irritación. Esto puede ocasionar vómitos, diarrea o estreñimiento.

¿Hay algún tipo de hueso seguro para el perro?

Seguro, a los perros les encantan los huesos, pero eso no significa que se les deba permitir comerlos. Los riesgos asociados con la alimentación de huesos a perros se aplican a los huesos de todo tipo de animales, ya sean crudos o cocidos. Sin embargo, los riesgos son mayores con los huesos cocidos, especialmente los de las aves de corral porque tienden a astillarse.

¿Alternativa a los huesos?

La masticación es algo instintivo para el perro. Busquemos alternativas y siempre con teniendo en cuenta la opinión de nuestro veterinario.  Los juguetes para perros , los masticables dentales pueden ser una opción perfecta para satisfacer la necesidad de masticar del perro. el veterinario siempre nos indicará la mejor opción.