El mejor pollo con queso

 

Necesitamos

 

2 pechugas de pollo sin piel sin hueso

¼ de taza de harina

1 huevo

¾ taza de migas de pan

½ taza de queso parmesano, rallado

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

1 taza de salsa de tomate

½ taza de queso (el que más nos guste)

albahaca para servir

 

Preparamos

 

Con la ayuda de un rodillo presionamos las pechugas de pollo cortadas por la mitad hasta disminuir su grosor.
Empanamos los filetes de pollo y salpimentamos. En un plato ponemos el pan rallado con un poco de queso rallado y en otro batimos dos huevos. Pasamos los filetes por ambos.
2. Agregamos aceite a una sartén grande y añadimos  el pollo  a la sartén. Cocinamos de 2 a 3 minutos por cada lado o hasta que aparezca dorado. Reservamos

Colocamos ahora el pollo en una bandeja de horno y cubrimos con queso mozzarella. Ponemos en horno precalentado a 190º. Hasta que el queso se derrita.

Cubrimos con salsa de tomate y una pizca de albahaca para servir. Servimos al momento.

 

Para preparar la salsa de tomate

 

Necesitamos

1 cebolla grande
2 dientes de ajo
40 gramos de aceite de oliva virgen extra
2 latas de tomate triturado de 800 gramos cada una
2 pastillas de caldo de pollo
1,5 cucharadas de azúcar

Preparamos

1. Ponemos la cebolla, el aceite y el ajo en el vaso y hacemos 7 minutos / varoma / velocidad 1
2. Añadimos el resto de ingredientes y hacemos 60 minutos / 100º / velocidad 2
3. Ponemos el cestillo para evitar salpicaduras y facilitamos la evaporación
4. Dejamos que pierda temperatura y hacemos 1 minuto / velocidad progresiva 5-10
(para dejarlo más fino repetimos el punto 4)

La dieta del último minuto

 

Disminuiremos  las calorías aportadas y nos preparamos para ponernos en forma de la manera más fácil y rápida.

Perder peso no es complicado: simplemente hay que encontrar la dieta adecuada para el cuerpo y estilo de vida. Debemos armarnos de buena voluntad y dejar la pereza en casa: para quemar algunas calorías es suficiente para salir de la casa, ir a dar largos paseos o un trote, el gimnasio o ejercicios en casa será un gran complemento.  No es necesario eliminar todos los placeres para perder esos kilos de más que arruinan su silueta.

Si tenemos poco tiempo  no hay que desesperarse: en todo caso, es necesario adoptar las modificaciones adecuadas para que las calorías se mantenga bajo control y el cuerpo comienza a quemar la grasa acumulada . En principio, lo importante es asimilar la cantidad correcta de proteínas de alimentos como pescado, carne y huevos. Junto a ellos deben colocarse las llamadas “grasas buenas” . ¿Qué son? Los de frutos secos, aguacate y aceite de oliva, por ejemplo.

Limitar los carbohidratos podría ser un arma verdaderamente ganadora : si por un lado te desinflas inmediatamente (especialmente el abdomen y la cara), por otro lado la sensación de hambre disminuye porque bajas los niveles de insulina y puedes comer menos. ¡Nada mal, para aquellos con poco tiempo y 4-5 kilos para perder! Una vez que la dieta ha terminado, el mayor peligro es el efecto yo-yo . Para no volver a ganar peso y regresar al punto de partida, el consejo es simple: uno no debe revertir por completo los hábitos alimenticios de un día para otro.

El mejor pollo chino a la naranja

 

Necesitamos

pechugas de pollo , cortadas en trozos 

claras de huevo 

1/4 taza de maizena

1/2 cucharadita de sal

cucharaditas de jerez  

1/4 cucharadita de polvo de hornear

1 pizca de  bicarbonato de sodio

cucharadita de jengibre fresco  picado  

cucharadita de ajo  picado 

  • Para la salsa:

1 1/2 taza de caldo de pollo 

cucharadas de zumo de naranja 

cucharada de ralladura de naranja

2 1/2 cucharadas de salsa de soja

1/4 taza de jugo de limón fresco

1/3 taza de vinagre de arroz

1/2 taza de azúcar  

1/2 taza de azúcar moreno

 2 chiles rojos  

cucharadas de maizena

cucharadas de agua

1/2 cucharadita de aceite de sésamo

1/4 taza de cebolla fresca

Rodajas de naranja fresca , opcional

Preparamos
  1. Para hacer la salsa, ponemos en el vaso todos los ingredientes, excepto  las rodajas de naranja. Hacemos 5 segundos / velocidad 5. Reservamos.

  2. Ponemos en el vaso las claras de huevo, el almidón de maíz, la sal, el jerez, el polvo de hornear y el bicarbonato de sodio, hacemos 8 segundos / velocidad 5. Vertemos sobre el pollo en una bolsa de plástico sellable y refrigeramos durante al menos 30 minutos. Retire las piezas de pollo de la bolsa, eliminamos el exceso de líquido y las pasamos por maizena.

  3. Calentamos un poco de aceite a fuego alto en un wok o sartén. Freímos  hasta que estén crujientes doradas por todos lados. Con una cuchara transferimos los trozos de pollo a un plato cubierto de papel para absorber el aceite.

  4. Reducimos el fuego a medio-alto y añadimos otra cucharadita más o menos de aceite a la sartén. Salteamos el jengibre y el ajo 30 segundos, luego añadimos la salsa. Llevamos la salsa a ebullición. Reducimos  el fuego a bajo y cocinamos a fuego lento durante 10 minutos, revolviendo ocasionalmente.

  5. Añadimos las piezas de pollo y las cebollas verdes a la salsa, cocinamos durante 5 minutos. servimos inmediatamente con arroz al vapor y rodajas de naranja frescas (opcional).

Goetta (hamburguesa – salchicha de Cincinnati)

 

Estas hamburguesas – salchichas de cereales y carne típicas de Cincinnati tienen un sabor fantástico y son una deliciosa opción para el  desayuno.

Incluso hay un festival anual de Goetta, “Glier’s Goettafest”, que se celebra cada agosto cerca de Newport, Kentucky, y presenta goetta servida de todas las maneras imaginables.

¿qué es  goetta (pronunciado “getta”)?

Goetta es una mezcla hecha de carne, avena, cebolla y especias que se transforma en hamburguesas – salchichas, se fríe y se come en el desayuno. El plato es de origen alemán y el nombre proviene de las palabras alemanas Grötte o Grütze (dependiendo de la región).

El concepto goetta es similar al scrapple holandés de Pensilvania, al kishka polaco o al haggis escocés en que, todos originalmente eran platos de campesinos, era una manera de aprovechar al máximo los alimentos.

En el caso de Goetta, fue traído a la zona de Cincinnati hace más de un siglo por inmigrantes alemanes del norte de Alemania. La versión en el norte de Alemania se habría hecho más comúnmente con trigo, cebada o centeno (los granos más frecuentes cultivados en esa zona).

Hay varias especias clave  que son esenciales para lograr el sabor de las carnes y salchichas alemanas están asociadas: mejorana, cilantro, pimienta blanca, clavo  y jengibre. No debe omitirse ninguno.

 

 

 

Necesitamos 

 

2 1/2 tazas de avena cortada con acero (también conocida como avena pinhead)

tazas de caldo de carne

tazas de agua

cucharaditas de sal marina

hojas de laurel

1 1/2 cucharaditas de mejorana seca

250  gramos  de carne de ternera picada

250 gramos de carne de cerdo picada

cebolla fresca, finamente picada

dientes de ajo, picados

cucharadita de jengibre molido

1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida

1/2 cucharadita de pimienta blanca recién molida

1/2 cucharadita de cilantro molido

1/4 cucharadita de clavo  molido

Huevo frito para compañar

 

Preparamos 

 

Ponemos la cebolla y el ajo  en el vaso y hacemos 7 segundos / velocidad 6. Reservamos.

  1. Colocamos el caldo, la avena, el agua, la sal, las hojas de laurel y la mejorana en una olla grande. Dejamos que hierva, luego bajamos el fuego, tapamos y cocinar a fuego lento durante 90 minutos, revolviendo ocasionalmente, hasta que esté suave y el líquido se haya absorbido.

  2. Añadimos  la carne, la cebolla, el ajo y las especias. Subimos el fuego a ebullición, y de nuevo volvemos a bajarlo, tapamos y cocinamos  otra hora, revolviendo ocasionalmente.

  3. Verter y presionar la mezcla en 2 moldes engrasados ​​(9 x 5) y dejamos enfriar por completo. Cubra con film y guardamos en el frigo durante la noche.

  4. Para servir, corte en rodajas gruesas ( 1 cm ), y freímos en una sartén antiadherente a fuego medio-alto  sin aceite.  Freímos por ambos lados durante 4-5 minutos o hasta que estén dorados y crujientes en el exterior.

    Servimos acompañado de un huevo frito.