Aceitunas crujientes

 

Necesitamos

250 gramos de queso tipo Gouda

150 gramos de harina

120 gramos de mantequilla

1/2 cucharadita de sal

1 pizca de pimentón picante en polvo

200 gramos de aceitunas verdes rellenas

 

Preparamos

  1. Ponemos el queso en el vaso y hacemos 5 segundos / velocidad 10.
  2. Ahora añadimos la mantequilla, harina, sal y pimentón; 1,5 minutos / velocidad espiga. Eetiramos la masa, formamos una bola y dejamos reposar sobre una hora. Precalentamos el horno a 220º y cubrimos una bandeja de horno con papel de hornear.
  3. Cortamos la masa en rodajas de 1 cm de ancho. Ponemos una aceituna en cada una y formamos una bola. Colocamos las bolas en la bandeja de horno y horneamos 15 minutos a 220º. Servimos caliente o frío.

Crostini de champiñones y queso

Crostini con champiñones y queso

Necesitamos

15 ramitas de perejil

1 cebolla cortada por la mitad

30 gramos de mantequilla

10 gramos de aceite de oliva virgen extra

400 gramos de champiñones frescos en rodajas

10 gramos de vino tinto

1 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de pimienta negra recién molida

250 gramos de queso (el que más nos guste)

20 rebanadas de pan (baguette)

 

Preparamos

  1. Precalentamos el horno a 180º. Cubrimos con papel de hornear una bandeja de horno.
  2. Ponemos el perejil en el vaso y hacemos 2 segundos / velocidad 8. Reservamos.
  3. Ponemos la cebolla en el vaso y hacemos 3 segundos / velocidad 5. Bajamos con la ayuda de la espátula los restos que hayan quedado en la pared del vaso.
  4. Añadimos la mantequilla y el aceite; hacemos ahora 3 minutos / 120º / velocidad 1.
  5. Ahora añadimos los cahmpiñones, el vino, sal y pimienta; hacemos 5 minutos / 100º / giro a la izquierda / velocidad 1.
  6. Ahora incorporamos el perejil picado y hacemos 5 segundos / 100º / giro a la izquierda / velocidad 1.
  7. Cubrimos las rebanadas de pan con queso, colocamos sobre la bandeja de horno y horneamos 10-15 minutos a 180º.
  8. Cubrimos los crostini con la mezcla de champiñón. Salpimentamos y servimos.

Beicon con dátiles en salsa agridulce

 

Necesitamos

250 gramos de fideos finos
Salsa agridulce (al gusto)
18 dátiles
125 gramos de queso azul desmenuzado
Chile rojo, al gusto (opcional)
18 tiras de beicon
palillos

 

Preparamos

  1. Precalentamos el horno a 220º.
  2. Hervimos agua en una olla grande y cocinamos los fideos siguiendo las instrucciones del fabricante. Una vez en su punto retiramos los fideos y los mezclamos en un bol con salsa tailandesa.
  3. Con un cuchillo hacemos una pequeña hendidura en cada dátil, hacemos hueco y añadimos un poco de queso azul en cada uno. Terminamos sellando con un poco de salsa de chile (opcional).
  4. En una bandeja de horno colocamos tiras de beicon y sobre ellas ponemos un poco de los fideos reservados junto con un datil. Cerramos la loncha de beicon y pinchamos con un palillo para que no se deshaga.
  5. Horneamos de 18 a 20 minutos, hasta que el beicon esté crujiente. Servimos frío o caliente.

Para la salsa agridulce

250 gramos de agua
45 gramos de harina
60 gramos de pasta de tomate (concentrado de tomate)
2 cucharas salsa de soja
50 gramos de vinagre de vino tinto
50 gramos de azúcar

Preparamos

1. Ponemos en el el vaso el agua, la harina, vinagre, salsa de soja y el azúcar; hacemos 20 segundos / velocidad 7.
2. Al terminar hacemos 5 minutos / varoma / velocidad 3.
3. Añadimos el tomate y hacemos 5 segundos / velocidad 10.

Tomates al horno con ajo y parmesano

 

Necesitamos

 

450 gramos  de tomates, cortados en mitades

1 1/2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

pizca de sal

pimienta negra molida

dientes de ajo picados

cucharadas de pan rallado

1/3 taza de queso parmesano rallado

cucharada de perejil picado

 

Preparamos

 

  1. Precalentamos el horno a 200º.
  2. Añadimos a las mitades de tomate el aceite de oliva virgen extra y mezclamos suavemente. Transferimos los tomates a una bandeja para hornear, agregue sal y pimienta negra molida a la parte superior de los tomates, seguido del ajo picado.
  3. Añadimos las migas de pan, luego  el queso parmesano y el perejil picado. Horneamos  durante unos 25-30 minutos hasta que el queso se derrita y el pan esté crujiente. Servimos caliente.