Muslos de pollo con especias

 

Necesitamos

500 gramos de muslos de pollo o alitas

cucharadas de mezcla de especias

½ taza de pimentón
¼ de taza de sal
¼ de taza de pimienta negra recién molida
¼ taza de azúcar moreno
¼ taza de chile en polvo
3 cucharadas de comino molido
2 cucharadas de cilantro molido
1 cucharada de pimienta de cayena, o al gusto

1/2 cucharadita de sal

cucharada de aceite de oliva

Salsa barbacoa

Preparamos

  1. Precalentar el horno a 190º.
  2. Enjuagamos  los muslos de pollo con agua fría, escurrimos y secamos con papel de cocina. Ahora pasamos los muslos de pollo por la mezcla de especias.
  3. Ponemos el pollo en una bandeja de horno forrada con papel de hornear y horneamos.  A los 20 minutos, retiramos el pollo y cepillamos los muslos  con aceite de oliva. Le damos la vuelta a los muslos  y horneamos otros 10 minutos. Comprobamos que está en su punto y acompañamos con salsa barbacoa.

 

  • Para preparar la salsa barbacoa

 

55 gramos de azúcar moreno
250 gramos  de ketchup
50 gramos de vinagre de Vino tinto
1 cucharadita de salsa Inglesa (tipo Perrins)
1 1/2 cucharaditas de mostaza
1 cucharadna de sal
1 cucharadita de pimienta negra recién molida
1 cucharada de plmentón dulce
Unas gotas de tabasco
10 gramos de humo líquido

Preparamos

1. Ponemos en el vaso e! azúcar,  el ketchup, el vinagre, la salsa inglesa, la mostaza,  la sal,  la pimienta,  el pimentón y el tabasco. Hacemos 12 minutos / 100º / velocidad 3.
2. Añadimos el humo líquido y hacemos 5 segundos / velocidad 4.
Y ya está !!.

 

Chuletas de cerdo a la cerveza con salsa de champiñones

 

Necesitamos

 

2 chuletas de cerdo

Cerveza alemana

Sal

1/4 taza de azúcar moreno

1/4 taza de vinagre de sidra

1 cucharadita de enebro trituradas

1 cucharadita granos de pimienta negra

1/2 taza  de aceite de oliva

100 gramos de mantequilla sin sal

240 gramos de champiñones

1/2 taza de chucrut drenado

1 manzana pequeña cortada en trozos pequeños

Pimienta negra recién molida

1/2 taza de Emmental rallado

1,5  tazas de pan de centeno tostado

1/4 taza de harina

2 tazas de caldo de pollo con poca sal

Eneldo fresco picado

1/2 cucharadita de mostaza

 

Preparamos

 

  1. Con un cuchillo hacemos hendiduras sobre la superficie de las costillas
  2. Reservamos como medio vaso de cerveza. Ponemos en el vaso el resto de cerveza,  2 tazas de agua, 1/4 de taza de sal, azúcar moreno, vinagre, enebro y granos de pimienta, hacemos 1 minuto / 70º / velocidad cuchara. Reservamos y dejamos atemperar a temperatura ambiente. Ahora guardamos las costillas en una bolsa de plástico con cierre de cremallera y añadimos la salsa. Cerramos evitando que no quede aire y dejamos macerar un mínimo de 8 horas.
  3. En una sartén grande, calentamos 3 cucharadas de aceite junto con otras tres mantequilla a fuego medio.  Añadimos los champiñones  y los cocinamos hasta que comiencen a dorarse, unos 7 minutos. Reservamos la mitad de los champiñones en un tazón. El resto los mezxclamos con chucrut, la manzana, sal y pimienta.  Dejamos enfirar a temperatura ambiente, terminamos añadiendo el queso y el pan a la salsa.
  4. Retiramos las chuletas de la bolsa y las salpimentamos.
  5. Precalentamos el horno a 190º.
  6. Ahora cocinamos las chuletas en una sartén  por ambos lados hasta que estén doradas. Al gusto de cada uno. Cuando estén en su punto las colocamos en una bandeja de horno y las cocinamos durante unos 20 minutos. (la temperatura del interior de la chuleta debe ser de unos 60º). Pasado el tiempo las retiramos y las envolvemos en papel de aluminio para mantener la temperatura.
  7. Ahora ponemos en una sartén tres cucharadas de mantequilla y a medida que se derrite espolvoreamos con  la harina. Añadimos la cerveza reservada y mezclamos cocinando a fuego medio durante unos dos minutos. Añadimos 1/2 taza de caldo de pollo y continuamos batiendo. Terminamos añadiendo el resto de caldo. Incorporamos los champiñones reservados y cocinamos durante unos 6 minutos. Salpimentamos y añadimos el eneldo y la mostaza.
  8. Servimos las chuletas (con palo o sin él) acompañadas de la salsa.

¿Cómo conseguir el mejor pollo frito?

 

Con unos trucos muy sencillos conseguiremos un pollo frito, crujiente y jugoso.

A la hora de probar un pollo frito esperamos que se jugoso y que también tenga el punto de sal óptimo.

Utilizando salmuera conseguiremos el mejor salado.

¿Qué es la salmuera y por qué la utilizamos?

Una salmuera es una disolución de agua y sal en la que ponemos el pollo macerando durante unas horas. También está la posibilidad de salmuera seca, en este caso frotaríamos el pollo con la salmuera y las especias. Las dos posibilidades son válidas.

Con cualquiera de las dos formas conseguimos que las proteínas se rompan con lo que las fibras musculares pierden rigidez con lo que absorben la salmuera junto con los sabores de las especias que la acompañan. Si empleamos salmuera líquida conseguiremos potenciar la jugosidad de la carne de pollo.

Otro factor muy importante para conseguir un perfecto pollo frito es el recubrimiento. Tiene que ser muy crujiente. De esta forma conseguimos dos cosas por un lado un aporte extra de sabor y por otro favorecemos que el pollo se mantenga jugoso.

Para ello es muy importante dejar el pollo sin cocinar recubierto durante un tiempo (minutos) para favorecer que se adhiera a la piel y de esta forma evitar que se deslice cuando se ponga en contacto con el aceite caliente.

¿Cómo freír el pollo?

Podemos hacerlo de dos manera: en freidora, de esta forma el pollo está completamente sumergido en el aceite o bien en sartén, aquí a los trozos de pollo hay que darle vuelta para que se cocinen.

Usemos una u otra es importante freír poco a poco para que la temperatura del aceite no disminuya. Si la temperatura del aceite disminuye el pollo estará con exceso de grasa y empapado en aceite.

Una vez frito, es aconsejable dejar los trozos en una rejilla. No mucho tiempo. Así estarán totalmente libres de aceite.

 

Rabo de buey

 

Necesitamos

 

1 kilos de rabo de buey en trozos
0,8 kilos  de cebollas
3  dientes de ajo
1 zanahoria grande
750 gramos de tomates maduros
4 puerros (sólo la parte blanca)
100 ml de aceite de oliva
2 copas de coñac
300 gramos  de vino tinto
Sal
Pimienta negra

 

Preparamos

 

  1. Ponemos en el vaso la cebolla junto con el ajo  y hacemos 6 segundos / velocidad 5. Reservamos.
  2. Ahora ponemos la zanahoria, en trozos, en el vaso y hacemos 5 segundos / velocidad 5. Reservamos
  3. Ponemos ahora el tomate y hacemos  10 segundos / velocidad 5. Reservamos.
  4. Salpimentamos los trozos de rabo y los rehogamos en aceite hasta que pierda el color rojo. Retiramos del fuego.
  5. En el aceite que hemos usado para rehogar y con el fuego bajo añadimos los ajos y, antes de que tomen color, añadimos la cebolla, zanahoria, puerro y tomate y pochamos todo junto.
  6. Cuando este bien pochado añadimos los trozos de rabo. Cuando haya alcanzado suficiente temperatura añadimos el coñac. Flambeamos y apagamos la llama. Ahora es cuando añadimos el vino. Dejamos que se cocine a fuego lento hasta que veamos que la carne está tierna (cuando empieza a separarse del hueso). Retiramos los trozos de rabo y continuamos reduciendo la salsa hasta conseguir la consistencia que nos guste. Dejamos reposar la salsa y añadimos los trozos de rabo de toro y servimos.

Servimos acompañado de patatas fritas o patata cocida.