Consejos para hacer zumos con Thermomix

Cítricos: Naranja, limón, mandarina, pomelo. Cuando hacemos zumos de cítricos en Thermomix, obtenemos zumos integrales, es decir, con toda su pulpa, que es donde encontramos la fibra. La técnica consiste en pelar completamente cada pieza y triturarla. Para que el resultado no sea demasiado denso, debemos añadir al menos 100 g de agua por cada pieza de fruta. EL azúcar o edulcorante es al gusto y en función del grado de maduración de la fruta. Ventajas de tomar zumos integrales en lugar de exprimidos: Según algunos estudios, al exprimir la fruta, estamos eliminando prácticamente toda la fibra, uno de los nutrientes más valiosos, y eliminamos también otros componentes que moderan la velocidad de digestión. Al tomar un zumo en forma líquida, sus componentes (incluido el azúcar) son rápidamente digeridos y absorbidos. Esta situación tiene su respuesta metabólica, diferente a la que ocurre cuando se come una fruta completa o un zumo integral.

Frutas con mucha agua: Las siguientes frutas tienen un contenido de agua del 85% o superior: albaricoque, arándano, melocotón, piña, ciruela, frambuesa, sandía y melón… se ponen en el vaso del Thermomix peladas y sin pepitas, y se trituran 1 minuto en velocidad progresiva 5-10. Son ideales para sorbetes si las congelamos limpias y troceadas y las trituramos en el momento en que vayamos a preparar el sorbete. Conviene añadir el zumo de un limón para potenciar el sabor y retrasar la oxidación. 
Frutas carnosas: Fresas, mango, melocotón, manzana, pera, kiwi, uvas, caqui, ciruela, cereza, aguacate… Son las perfectas para elaborar smoothie (del inglés smooth: suave) es un batido de fruta muy cremoso preparada a base de trozos y zumos de fruta, mezclados con productos lácteos, hielo o helado. La fruta se puede poner fresca o congelada, siempre limpia y troceada. Se pueden añadir vegetales como apio, espinacas, rúcula. A la fruta (y los vegetales opcionales) añadiremos un líquido que puede ser agua, zumo, incluso té frío. Añadimos el elemento espesante, que puede ser yogur, helado, almendras, cereales… y por último endulzamos y aromatizamos con las especias que escojamos.

Consejos a la hora de hacer un puré

 

Debemos asegurarnos que se ha alcanzado la temperatura adecuada.

Debemos comenzar siempre haciendo velocidades bajas e ir aumentando de forma progresiva, de esta forma prevenimos las salpicaduras.

Cuando hacemos un puré en caliente es recomendable no presionar sobre el cubilete, podrían producirse una vacío en el interior del vaso lo cual podría ser perjudicial para el Thermomix. De igual manera podrían producirse salpicaduras hacia la parte superior que podrían llegar a quemarnos.

Debemos tener cuidado a la hora de retirar la tapa del Thermomix para evitar quemaduras por el vapor, sobre todo cuando trabajamos a altas temperaturas.

 

Como evitar la necesidad de lavar el vaso del Thermomix y ahorrar

 

Es muy importante el orden de cocinado, por un lado evitaremos en muchas ocasiones lavar el vaso de nuestra Thermomix al tiempo que ahorramos

Un ejemplo:

– Cocinemos primero las recetas secas y terminemos con las líquidas, nos saltaremos de esta forma una limpieza del vaso.

Pero hay más:

– El momento perfecto para hacer una sopa es después de hacer un caldo de verduras concentrado – no es necesario  limpiar el vaso, haremos  directamente la  sopa – .
– Después de hacer la mantequilla, podemos hacer tortas.
– Después de hacer un pastel de chocolate, podemos  añadir la leche y hacer natillas.
– Después de hacer la mantequilla, podemos añadir un poco de aceite y cocinar un sofrito de cebolla.
– Después de hacer la mantequilla, podemos hacer  bollos de mantequilla.
– Después de hacer la mayonesa, podemos  hacer una ensalada.
– Después de hacer hummus, podemos hacer una ensalada.
– Después de hacer muesli, podemos hacer un smoothie de manzana.