Colmenillas

 

Las colmenillas son hongos silvestres comestibles que están relacionados con la trufa y son apreciados por chefs y amantes de la comida por igual. El sabor terroso, a nuez y ahumado y la textura y forma únicas de nido de abeja hacen de estos hongos silvestres la estrella de cualquier plato, especialmente porque necesitan muy poco adorno cuando se cocinan.

Sin embargo, antes de deshidratarlos, debemos limpiarlos   y las colmenillas requieren un poco más de limpieza que la mayoría de los  hongos . Un simple golpe con una toalla húmeda no sacará la arena de los lados esponjosos de  las colmenillas. Comenzamos pasándolas por agua fría, movemos las colmenillas para eliminar la arena.  Escurrimos bien y secamos las colmenillas con toallas de papel o toallas de cocina limpias. Ahora está listo para deshidratarlas.

Colmenillas secadas al aire

Para este método, no necesita ningún equipo, excepto algunos suministros de costura. Las colmenillas se ensartan y luego se cuelgan al aire.

Colmenillas secadas al horno

Si nonos importa mantener el horno en un nivel muy bajo durante varias horas, el método de secado en horno es una técnica fácil para secar las colmenillas. Colocamos las rejillas de refrigeración en las bandejas para hornear y coloque las colmenillas limpias en las rejillas.

Calentamos a unos 60º y dejar que las colmenillas se asienten hasta que estén completamente secas y quebradizas, aproximadamente 8 horas.

 

Rehidratar colmenillas secas

Las colmenillas secas son fáciles de rehidratar. Simplemente ponemos la cantidad que deseamos usar en un recipiente y cubrimos con agua. Dejamos reposar hasta que las colmenillas sean suaves y flexibles, unos 20 minutos. Reservamos el líquido de remojo para preparar otro plato o un caldo.

Para el risotto y las  salsas para pasta, podemos remojar las colmenillas en agua hirviendo; esto sacará más del sabor terroso.

¿Como hacer sales de baño?

Tomarse un baño, de esos relajantes,  es cuando menos una terapia de deja a uno como nuevo y para nada cara, mas bien todo lo contrario. Si a eso añadimos sales podemos obtener  beneficios curativos, efecto exfoliante, aliviar la piel o el dolor muscular.

Las sales de baño son muy fáciles de preparar y además de forma divertida con el color y olor que más nos guste. Si te gusta la  aromaterapia , podemos elegir los aromas según su función.

Al elegir los colores, puede dar un color o bien dividir la sal en dos y crear un efecto de capas con dos colores.

Necesitamos

2 tazas de sal de Epsom

1/2 taza de sal marina

1/2 taza de bicarbonato de sodio

15 gotas combinadas de lavanda y aceite esencial de naranja.

Opcional: colorante de alimentos o jabón.

Tarros

 

Preparamos

Mezclar las sales.

Si vamos a utilizar colorante, necesitaremos unas 5-10 gotas.   Mezclamos bien para conseguir que el color actúe sobre toda la mezcla.  Si queremos más color añadiremos más gotas.  (con nuestro Thermomix haremos unos segundos / velocidad 5-6)

Usamos lavanda y naranja en esta receta porque la combinación aportará una sensación calmante  y refrescante.

Ya solo queda guardar en el tarro y decorarlo de la mejor forma posible.