Thermomix. Récord tras récord

 

No lo busque en los grandes almacenes, ni en tiendas especializadas en electrodomésticos. Si quiere adquirir una Thermomix tendrá que ‘pasar por el aro’ de su modelo de venta directa. Es decir, que un agente comercial le visitará en su casa, realizando una demostración de su funcionamiento, o acudir a una de las 70 delegaciones que tiene repartidas por toda España (9 nuevas durante 2016 y principios de 2017). “Si no te muestran el producto, no descubres su potencial”, asegura su director general, Ignacio Fernández-Simal. Y tienen que quedar convencidos, porque durante 2016 se vendieron, cada hora, 18 unidades.

De hecho, durante el pasado año, la cifra de ventas fue de 156.430 unidades, un 2,4% superior a la de 2015. Eso significa que lleva encadenados siete años consecutivos de crecimiento. ¿Facturación? 158 millones de euros, un 6,5% más. “Ha sido nuestro mejor año en España”, afirma su director general. En total, 2.265.669 clientes cuentan en sus hogares con este robot de cocina cuyo éxito se basa en tres pilares: temperatura, tiempo y velocidad. Una cifra que se alcanzó gracias a los 8.438 agentes comerciales repartidos por todo el territorio nacional. “No nos planteamos la venta online. Con la crisis hay más agentes comerciales que antes. Al principio eran amas de casa que lo recomendaban. Ahora ha supuesto una alternativa a muchas familias y una oportunidad de conciliar”, reconoce Fernández-Simal.

Made in Germany. Fue en 1979 cuando el producto aterrizó en España procedente de Alemania (pertenece al grupo Vorwerk, una compañía que nació allá por 1883 dedicándose a la venta de alfombras, y que el pasado año facturó más de 3.000 millones de euros). Hoy, la firma cuenta con 12.000 empleados, 640.000 agentes externos, y 22 filiales repartidas por el globo terráqueo. Es la compañía número uno en venta directa de electrodomésticos y la número cuatro en el mercado de la venta directa mundial. Thermomix, que comenzó siendo una batidora con calor, está presente en más de siete millones de hogares de todo el mundo, creciendo un 11%. Sus ventas fueron de 1.300 millones, el 42% del total del grupo. ¿Principales mercados? Alemania (378.000 unidades), Francia (285.000), e Italia (156.000). Recientemente han abierto en Reino Unido y China, donde la penetración es del 7%. En Estados Unidos únicamente están en California.

Cada día, sus plantas de producción fabrican entre 1.500 y 2.100 unidades que se distribuyen en más de 60 países. Y cuenta con un equipo de I+D donde trabajan 120 ingenieros. El 70% de su presupuesto en investigación está destinado a la Thermomix.

En España, y entre 1997 y 2007, se crearon todas las delegaciones. Una especie de década prodigiosa que se vio interrumpida por la crisis, pero de la que se ha salido airoso. “El cliente está enamorado de la marca. El 95% está satisfecho”, remarca su director general. Parte de ‘culpa’ la tienen los casi 8.500 agentes, de los que 2.000 de ellos son profesionales. “Estos son autónomos. El resto son ocasionales. Y sus comisiones varían de unos a otros. Son algo más del 10% del precio del producto [cuesta 1.199 euros], aunque puede doblarse”, añade.

¿Dónde se vende más? En Andalucía. Está presente en el 25% de hogares de Cádiz (allí cuenta con tres delegaciones) y en el 15% de Sevilla. Esta cifra es similar a la de Madrid. Y mientras que en Alemania se utiliza mucho para hacer panadería, en España son las cremas las favoritas de los usuarios. “La clave del producto es que tiene un ciclo de vida largo, unos diez años. Y, cuando se lanza un nuevo modelo, la expectativa es elevada”, manifiesta Fernández-Simal.

Cierto que la competencia crece, lo que ha hecho que su cuota de mercado haya bajado del 92% al 90%. “Entendemos el producto como una relación con el cliente. No hemos pensando un producto más barato para competir. El resto de robots no acaban de funcionar porque no tienen nuestro modelo de negocio”, concluye categórico su director general.

Amplio extracto del reportaje publicado en la Revista Capital en nuestro número de septiembre de 2017. Para leerlo al completo y ver otros contenidos, visite este enlace: http://bit.ly/2GwPYzX.

¿Cubre mi seguro de hogar las averías del Thermomix?

Electrodoméstico de gama blanca: Se refiere a los principales electrodomésticos vinculados a la cocina y limpieza del hogar.

Extracto de la web de Mapfre

” Cuando se estropea un electrodoméstico en el hogar como la lavadora, el horno o el lavavajillas, nos planteamos la alternativa de comprar uno nuevo con el elevado coste que esto acarrea, o bien llamar a un técnico para que nos lo repare, con la desconfianza y el miedo que esto supone en la factura final. Ante esta situación, es el momento de preguntarse, ¿cubre mi seguro de hogar las averías de electrodomésticos?

Si tenemos que poner coladas frecuentes con la ropa de los niños, esperamos invitamos a cenar y hacer uso del horno, o tenemos la nevera repleta con la compra del mes, estos imprevistos requieren de una solución con más urgencia aún si cabe. Es entonces cuando nos planteamos, ¿cubre mi seguro de hogar las averías de electrodomésticos? Con el Servicio de Reparación de Electrodomésticos de gama blanca contaremos con la tranquilidad de estar totalmente cubiertos ante la avería de una lavadora, frigorífico, lavavajillas, vitrocerámica, campana extractora u horno; electrodomésticos de gama blanca tan indispensables para el día a día de nuestro hogar.

Un seguro del hogar que cubra tanto la reparación de electrodomésticos de gama blanca como la reposición de piezas es básico para tener la tranquilidad de estar respaldados ante una avería inesperada. Ante cualquier fallo en nuestros electrodomésticos, un técnico cualificado de nuestra compañía aseguradora se desplazará hasta nuestro hogar para solucionar el daño y proveer los recambios de piezas que sean necesarias para arreglar nuestra nevera, congelador, horno, lavadora, lavavajillas, vitrocerámica o campana extractora sin sorpresas de facturas finales y con la garantía de un trabajo bien hecho.

El Servicio de Reparación de Electrodomésticos de gama blanca del seguro del hogar cubre hasta dos reparaciones al año para arreglar cualquier avería mecánica, eléctrica o electrónica de los electrodomésticos de nuestro hogar incluyendo hasta tres horas de mano de obra de un técnico cualificado. Tiempo más que suficiente para solventar un percance de este tipo. Además, la reposición de piezas necesarias para arreglar el daño de nuestros electrodomésticos está incluida dentro de la cobertura, por lo que tenemos un valor añadido a la tranquilidad de que nuestra lavadora, lavavajillas o lavaplatos, volverá a funcionar con toda precisión y sin costes adicionales. Una ventaja que, sin duda, es muy valorable cuando se estropean los electrodomésticos de casa.

¿Cubre mi seguro de hogar las averías de electrodomésticos?

Reparación: incluye tres horas de mano de obra para que un técnico cualificado repare la avería mecánica.

Electrodomésticos de gama blanca (lavadoras, frigoríficos, lavavajillas, vitrocerámica, campana extractora y horno).

Piezas: se incluyen dentro del servicio de reparación de electrodomésticos.

No olvides tener en cuenta estas coberturas a la hora de contratar un seguro de hogar para estar tranquilo y respaldado ante cualquier avería de electrodomésticos en tu vivienda.”

www.mapfre.es

Decálogo de la felicidad. Tres conceptos de felicidad

La felicidad nórdica. Tres conceptos de felicidad. Decálogo de felicidad

1. Crea una atmósfera cálida y acogedora para transformar tu hogar en el refugio perfecto.
2. Disfruta de la compañía de familia y amigos. Pasa tiempo con las personas que te importan.
3. Come sano, pero sin privarte de lo que te gusta. Cocina natural, sencilla, con productos de proximidad y con conciencia.
4. Dedícate tiempo. Aprende a disfrutar de unas horas de soledad haciendo lo que más te gusta. Reflexiona y descansa.
5. Modera tu consumo. Vive con lo que necesites para ser feliz.
6. Sigue la tendencia del DIY y apúntate al reciclaje de objetos .
7. Lleva una vida sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Prueba a plantar tus propios alimentos.
8. Separa el trabajo y el descanso. ¡Son dos parcelas distintas!

Los tres conceptos de felicidad

Hygge. Concepto que tiene que ver con lo acogedor o lo cálido. Es decir, una forma de disfrutar con sencillez de las pequeñas cosas y experiencias de la vida.

Lagom. Filosofía sueca que invita a encontrar el equilibrio entre los extremos, siendo más conscientes de nuestros hábitos. Huir de los excesos sin privarse de las cosas que nos hacen felices.

Koselig. Para los noruegos, es el arte de buscar lo acogedor en lo cotidiano. La sensación de calidez que tenemos al crear  fuertes vínculos con la comunidad a la que pertenecemos.

Thermomix Navidad – Nº 110 – Diciembre 2017

———————————————————-

Reconozco que me gusta mucho la Navidad, me gusta muchísimo. Las calles se visten de luces, el bullicio de la gente. Los reencuentros familiares. Algo tiene la Navidad. Momentos felices.

De un tiempo a esta parte también la llegada del especial Navidad de la revista Thermomix  supone el inicio del mes que tenemos por delante.

En esta ocasión a mayores de presentarnos 67 maravillosas  recetas nos regala un artículo que hace referencia a lo que debería ser la Navidad. Nos habla de la felicidad, lo que es la felicidad en los países que se consideran más felices: el norte de Europa.

Sed felices amigos.

¿ Se gana mucho vendiendo Thermomix ?

El robot de cocina Thermomix es más que un producto: es un fenómeno fan. Hace purés, fumés y tabulés; lentejas, tartas y pan. Físicamente es como una olla exprés del futuro a la que le han añadido una batidora y un cerebro digital.

Y no se vende en ningún sitio. Lo mueve una red de agentes comerciales que primero se lo coloca a familiares, amigos y conocidos. Es venta directa multinivel.

El último modelo, el TM5, con la llave USB de recetas (cook-key), cuesta en España 1.195 euros al contado. De eso, a la vendedora (casi siempre son mujeres) le quedan 125 euros brutos por la primera venta, unos 90 después de impuestos como el IRPF. La cuota de autónomos de la Seguridad Social (un mínimo de 267 euros) la paga ella. Lo mismo que el teléfono o la gasolina.

En estas circunstancias, ¿se puede vivir de Thermomix? ¿Cuántas máquinas hay que vender para ganarse el sustento con ello?

Los ingresos se calculan en base a tablas que premian a las que más venden (una técnica comercial conocida como rápel). Así, por la primera máquina vendida la comisión son esos 125 euros brutos; por dos, 300. Con cinco los ingresos son de 1.000 euros brutos. Las que llegan a 10 ventas se quedan con 3.000 euros

“Mi media eran 300 euros al mes y solo me acerqué a los 1.000 euros unas navidades, y le dedicaba entre 30 y 40 horas a la semana”, dice Eva, que dejó esta ocupación hace un año. “Al principio pierdes dinero”, dice Julia (nombre ficticio), una vendedora en activo. “Esto solo se puede entender como una inversión a largo plazo que pueden hacer los que tienen otro sueldo en casa”. Lucía, que lleva más de una década, se muestra más satisfecha: “Hay que tomárselo en serio; yo hay meses que vendo hasta diez máquinas, aunque otros me quede en cinco”.

Vorwerk tiene en España 8.339 “presentadoras” que venden 2,5 máquinas de media al mes. En el mundo, usa un auténtico ejército de vendedores de 612.884 personas, que oficialmente computan como “consejeros auto empleados”. El número de trabajadores contratados por la empresa es drásticamente menor: 12.612.

Julia: “Se equivocan al no dar un sueldo mínimo”

La máquina, en eso coinciden todas las consultadas, es una maravilla que “se vende sola”. Es tan deseada que muchas personas, para no tener que pagarla, se ponen a trabajar para Vorwerk. La compañía les presta una para hacer las presentaciones, reuniones de dos o tres personas en las que la vendedora cocina varios platos como muestra. Cuando consigue colocar seis, le regalan un aparato. Es, de hecho, la forma más habitual de entrar a vender Thermomix.

Julia empezó así y decidió seguir porque le encaja bien con su otro negocio, una tienda familiar. “Tengo una cartera de más de 90 clientes”. “Casi todas vendemos con mucha ilusión”.

Ella firmó un contrato mercantil en el que se especifican las condiciones, y que se exige al menos una venta al mes. Por su cuenta se ha dado de alta de autónoma y paga las cuotas mensuales. “Sólo te compensa a partir de cuatro o cinco máquinas al mes”, explica.

El trabajo es duro y a jornada completa. Hay que llamar al cliente, cuidarle, visitarle, pagar los impuestos, hacer las llamadas… Se trata de “sacarle referencias”, que recomiende a otra gente. Y ese esfuerzo es baladí si no concluye en una venta, algo que empieza a ocurrir cuando ya has quemado a tu círculo cercano, el llamado “círculo cálido”.

“Creo que se equivocan al no dar un ingreso mínimo. Al principio, de hecho, te cuesta dinero. Desde luego este no es un trabajo que permita salir del paro, sino una inversión a la que solo con el tiempo le sacas rendimiento”, concluye.

Cambios para este año

El 27 de marzo la compañía va a cambiar las condiciones de sus presentadoras, para fomentar que se den de alta en la Seguridad Social. Habrá dos tablas: una para las que venden menos y no se quieren dar de alta en autónomos; otra, más lucrativa, para las que llaman “las profesionales”, que sí lo hacen.

Además, van a empezar a pagar 25 euros por las visitas de una hora que recomiendan hacer el día en que se envía la máquina al cliente.

Se trata de incentivar a que las vendedoras se den de alta. “Es importante para que la Administración vea que somos limpios y no queremos cometer fraude”, explican desde la empresa. “Nuestro modelo es como el de cualquier autónomo que empieza un negocio: no les damos un salario mínimo, y pueden tardar antes de cobrar sus primeras comisiones. Queremos fomentar el trabajo autónomo y una relación en el tiempo, por eso vamos a incentivar la colaboración a largo plazo, porque estamos convencidos que es muy buena para el trabajador y para la empresa”.

La vida de una “agente comercial” satisfecha

Pero la clave no está solo en las ventas, sino en el reclutamiento. Si se consigue convencer a alguien de que se ponga a vender Thermomix, el reclutador o reclutadora se anota una comisión por cada venta que realice la nueva persona. Así, “hay jefas de grupo que controlan a varias comerciales, que pueden obtener beneficios de hasta 5.000 o 6.000 euros”, confirma Julia.

Lucía y María (nombres ficticios) son una agente comercial y su jefa de ventas. De cada dos ventas que haga Lucía, María se apunta otra.

Lucía estaba cansada de trabajar en la empresa de limpieza donde llevaba 12 años, y se puso a hacer demostraciones de Thermomix en las casas de amigos y familiares. Lleva 14 años en esto, organizando reuniones y cocinando para demostrar las cualidades del robot.

Pero su trabajo no acaba con la venta. Tiene que seguir los llamados “siete pasos”, que incluyen llamadas al cliente una vez pasado un tiempo para ver si está satisfecho con la máquina; invitarle a clases de cocina en la delegación comarcal de Vorwerk; regalos y visitas de cortesía; encuestas de satisfacción…

Se trata de explotar las recomendaciones que el comprador satisfecho pueda hacer. Todo (el tiempo para realizar el seguimiento, la gasolina para desplazarse a verlo, el gasto de teléfono) corre a cargo de Lucía. “Un cliente contento hace cientos”, bromea María. “Nuestro lema es ‘superar las expectativas del cliente’”.

“Lo único que sé de la Thermomix es que los españoles, cuando se juntan, hablan de ella como si fuera el Santo Grial”, bromeaba en Facebook una neoyorquina en una conversación sobre el fenómeno del robot de cocina alemán.

España es el cuarto país que más ingresa para Vorwerk por el robot de cocina; un total de 178 millones de euros en 2015, por detrás de Alemania (429 millones de euros), Francia (295 millones) e Italia (266 millones).

Las ventas suben a ritmo de dos dígitos. En todo el mundo, Vorwerk vendía Thermomix por valor de 683 millones en 2012; en 2015, alcanzó los 1.375 millones. La empresa alemana vende, además de Thermomix, una potente aspiradora conocida como Kobold. En total, alcanzan los casi 3.500 millones de euros anuales.

Fuente: teinteresa.es