Tomates con burrata y vinagreta de pipas y chia

Necesitamos

6 tomates medianos (aprox. 800 g)

1 cucharadita de sal

2 pellizcos de pimienta molida

1 cucharadita de miel

15 gramos de vinagre

40 gramos de aceite de oliva virgen extra

1 ½ cucharadita de orégano seco

1 cucharada de semillas de chía

30 gramos de pipas de girasol fritas

30 gramos de pipas de calabaza tostadas

1 bola de queso burrata

 

Preparamos

  1. Cortamos la parte superior de los tomates y vaciamos  con una cucharita (reserve 120 gramos de la pulpa y la parte superior cortada).
  2. Ponemos en el vaso 120 gramos de pulpa de tomate, la sal, la pimienta, la miel, el vinagre y el aceite y hacemos 10 segundos / velocidad 5.
  3. Incorporamos 1 cucharadita de orégano, las semillas de chía, las pipas de girasol y las pipas de calabaza y hacemos 10 segundos / velocidad 2. Vertemos en un bol y dejamos reposar un mínimo de 5 minutos.
  4. Ponemos en el centro de los platos 1 cucharada de la vinagreta de pipas y encima los tomates con la abertura hacia arriba. Introducimos en cada tomate una cucharadita de la vinagreta de pipas y chía. Cortamos la bola de burrata en 6 trozos, metemos cada trozo dentro de los tomates dejando que sobresalga un poco, regamos con ½ cucharadita de vinagreta y colocamos la parte superior cortada de los tomates a modo de sombrero. Servimos inmediatamente espolvoreado con orégano.

Croquetas de calabaza

 

Necesitamos

Aceite de girasol para espolvorear

250 gramos de calabaza

1 a 2 cucharaditas de aceite de oliva

Sal y pimienta

1 cebolla fresca pequeña

1/2 cucharada de mantequilla sin sal o aceite de oliva

2 cucharadas de leche baja en grasa

1/4 taza de harina

1 huevo grande

2 tazas de migas de pan panko

Aceite  para freír.

Salsa  (opcional): ketchup

 

Preparamos

  1. Precaliente el horno a 200º. Cubra una bandeja de horno con papel de hornear  y espolvoreamos con un poco de aceite de girasol.

  2. Lavamos la calabaza, la cortamos por la mitad, retiramos las semillas y la cortamos en trozos en trozos.

  3. Ponemos las  cuñas de calabaza sobre la bandeja para hornear preparada, rociamos  ligeramente con aceite de oliva y salpimentamos.

  4. Horneamos durante 45 minutos o hasta que estén tiernos. Dejamos enfriar.

  5. Mientras tanto, ponemos en el vaso la cebolla y hacemos 10 segundos / velocidad 4-5. Debe quedar finamente picada la cebolla. Calentamos la mantequilla en una sartén y saltear la cebolla hasta que esté dorada. Reservamos.

  6. Una vez que la calabaza se haya enfriado, retiramos suavemente la carne de la calabaza en un tazón. Desechamos la cáscara.

  7. Añadimos la cebolla salteadaal tazón y mezclamos con la calabaza.

  8. Sazonamos  suavemente con sal y pimienta al gusto.

  9. Añadimos 1 cucharada de leche y mezclamos suavemente.

  10. Colocamos  la mezcla de calabazaen el frigo para que se enfríe completamente.

  11. Formamos ahora bolitas con la mezcla de calabaza (del tamaño de una nuez).

  12. En un plato ponemos la harina sazonada con un poco de sal y pimienta. En otro plato ponemos una cucharada de leche  con el huevo; mezclamos todo. Y en un tercer plato  las migas de pan panko.

  13. Sumergimos  las bolas de calabaza en harina, luego en la mezcla de huevo y terminamos cubriendo con migas de pan panko. Colocamos en un plato.

  14. Calentamos aceite en una sartén (a alta temperatura).

  15. Freímos  unas 6 croquetas  a la vez (no más para que no baje la temperatura, ya que saldrían aceitosas) de 1 a 2 minutos por cada  lado hasta que se doren.

  16. Retiramos las croquetas y las colocamos en un plato  sobre papel de cocina.  Servir con salsa (opcional) ketchup o una ensalada de lechuga y tomate.

Remolacha fermentada

 

Necesitamos

  • Salmuera

1000 gramos de agua

20 gramos de sal

  • Fermentación

1000 gramos de remolacha fresca cortada en trozos, rodajas de 5 mm o en bastones de 1 cm

10 gramos de jengibre fresco en rodajas finas

16 granos de pimienta negra

 

Preparamos

  • Salmuera
  1. Ponemos en el vaso el agua y la sal y hacemos 10 minutos / 100° / velocidad 2. Vertemos la salmuera en una jarra y dejamos enfriar.
  • Fermentación
  1. Repartimos  la remolacha y el jengibre en 4 tarros de 250 ml muy limpios y secos ajustándolos bien y añadimos  4 granos de pimienta negra en cada tarro. Vertemos la salmuera hasta cubrir completamente la remolacha y cerramos los tarros. Dejamos los tarros en un lugar oscuro a temperatura ambiente durante 2-3 días para que comience la fermentación.
  2. Una vez que empieza a fermentar, mantenemos de 2 a 3 semanas a temperatura ambiente hasta que adquiera la acidez que más le guste. Reservamos  en el frigorífico asegurándose de que la remolacha sigue bien cubierta por la salmuera. Utilizamos   como acompañamiento de cualquier comida.

 

Arroz negro de chipirones con verduras

 

Necesitamos

200 gramos de cebolla en cuartos

2 dientes de ajo

70 gramos de tomate triturado en conserva

100 gramos de aceite de oliva

400 gramos de chipirones en trozos

50 gramos de judías verdes en juliana

50 gramos de zanahoria en juliana

½ – 1 cucharadita de pimentón dulce

1000 gramos de caldo de pescado

1 cucharadita de sal

1 sobre de tinta de calamar

250 gramos de arroz de grano redondo

50 gramos de alcachofas congeladas en cuartos

50 gramos de pimiento rojo en tiras

 

Preparamos

  1. Ponga en el vaso la cebolla, el ajo y el tomate y triture 8 segundos / velocidad 6. Retiramos   y reservamos.
  2. Ponga en el vaso el aceite, los chipirones, las judías verdes y la zanahoria y hacemos 15 minutos /120°C/ giro a la izquierda / velocidad cuchara.
  3. Incorporamos  las verduras trituradas reservadas y hacemos 10 minutos / 120°C / giro a la izquierda /velocidad cuchara.
  4. Agregamos el pimentón, el caldo de pescado, la sal y la tinta de calamar. Hacemos 18 minutos / 120°C / giro a la izquierda /velocidad cuchara.
  5. Añadimos  el arroz, las alcachofas y el pimiento. Hacemos 13 minutos / 120°C / giro a la izquierda /velocidad cuchara. Vertemos el arroz en una fuente y extendemos con la espátula. Dejamos  reposar 5 minutos y servimos inmediatamente.