¿Cómo conseguir la mejor cebolla caramelizada?


 

Dejamos que el aceite se caliente un momento. Una regla general es usar 2 cucharadas de aceite por cada tres cebollas. Si lo deseamos, podemos utilizar una mezcla de aceite y mantequilla. La mantequilla clarificada es la mejor, ya que no se quemará tan fácilmente como la mantequilla ordinaria. Mientras no dejemos que se calienta mucho, la mantequilla no se quemará.

Para  unos 140º, podemos usar prácticamente cualquier aceite, incluso aceite de oliva, que tiene un punto de humo muy bajo . Pero como es difícil saber la temperatura exacta, nos quedamos con mantequilla o una combinación de mantequilla y aceite vegetal.

Añadimos las cebollas en rodajas.

Movemos las cebollas en la sartén   para que no se quemen.

A medida que las cocines, las cebollas comenzarán a suavizarse y se volverán translúcidas. Usaremos  cebollas dulces porque tienen un mayor contenido de azúcar y es el azúcar quien en realidad favorece el color marrón.

Para entonces, las cebollas se habrán ablandado y cocinado a un tamaño inferior, ya que han perdido agua. También tendrán una consistencia ligeramente pegajosa. Eso es debido a los azúcares que se liberan en las cebollas.

¿Te ha gustado esta receta?

¡Cómo la calificas!

Puntuación media 4 / 5. Total de votos: 1

Qué te ha parecido la receta !

Nos sigues en Facebook?

Compárteme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *