Potaje de garbanzos manchego


Un potaje de Cuaresma originario de la Edad Media en los fogones de los conventos. En esta época el bacalao comenzaba a conservarse en salazón.  Muy popular en Semana Santa (Viernes Santo)

Necesitamos 

350 gramos de garbanzos en seco

150 gramos de espinacas frescas
350 gramos de bacalao desalado
1 hoja de laurel
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta

 – Para el sofrito:

3 dientes de ajo
1 cebolla
1 tomate maduro
1,5 cucharaditas de pimentón dulce

– Para las palluelas:

1 huevo
Miga de pan
1 diente de ajo
1 cucharada  de perejil
Sal
Aceite de oliva

Preparamos

Hay que poner a remojo los garbanzos la noche anterior. Lo haremos con agua templada y deben quedar cubiertos, añadimos una pizca de sal. Deberán estar no menos de doce horas.

Si el bacalao es salado también será necesario ponerlo a remojo un día antes (24 horas), en este caso es necesario cambiar el agua cada ocho horas. 
Ahora comenzamos en los fogones
Ponemos agua a hervir junto con una hoja de laurel. Mientras hierve, lavamos y escurrimos los garbanzos . Los añadimos cuando rompa a hervir. Cocinamos los garbanzos.

Mientras se cocinan preparamos el sofrito. 
En una sartén pondremos aceite y pochamos  los ajos y cebolla bien picados. A fuego muy lento para que la cebolla se ablande. A última hora le damos un poco de fuerza al fuego para dorar. 
Ahora añadimos el tomate troceado al sofrito. El tomate empezará a perder agua, añadimos ahora el pimentón dulce. Pochamos y añadimos un poco de agua de la cocción de los garbanzos ( de esta forma el pimentón no se quemará). Añadimos a los garbanzos y ponemos punto de sal. Ponemos a hervir a fuego lento.
Ahora añadimos el bacalao desmigado y las espinacas troceadas. Continuamos la cocción durante unos 10 minutos.
Preparamos las palluelas (unas croquetas elaboradas a base de huevo, miga de pan, ajo y perejil, y freímos.
Batimos el huevo, añadimos el ajo y perejil, sal y añadimos miga de pan. La miga debe quedar bien mezclada con el huevo. Ahora formamos bolas con un par de cucharas y las freímos. Escurrimos en papel de cocina y reservamos.

El potaje ya está apunto, salpimentamos y servimos colocando encima del plato una o dos palluelas. 

——————————-
Podemos acompañar también con huevo cocido
Compárteme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *